MIRANDO ATRAS


Se dice que cuando se recorre un camino por primera vez, es bueno mirar para atrás cada pocos pasos para poder así reconocer el camino cuando volvamos.

Lo mismo pasa con los entornos o paisajes. Por supuesto que cambian si cambiamos de sentido; pero también si cambiamos de estación del año, de situación meteorológica, de iluminación, etc.

Esto es lo que quiero mostrar en estas dos imágenes. Cómo, con apenas unas horas de diferencia, se puede pasar de un lugar agradable en el que todo el mundo desearía estar, a otro tenebroso que es mejor evitar o pasar corriendo.

Featured Posts
Recent Posts
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now