Curso de fotografia para jóvenes


A estas alturas amigos, supongo que ya sabréis que también imparto cursos de fotografía en mi estudio fotográfico ( FOTOMARTINEZ ). Los alumnos interesados vienen y los apunto en una lista para luego intentar juntar un grupo para el curso. Algo, que aunque no lo parezca, no es nada fácil. Todo el mundo tiene unos horarios de trabajo diferentes y a menudo, algún alumno se tiene que quedar fuera del curso a la espera de otra ocasión. Algo así me pasó antes del verano.

Un par de chavalas de 15 años vinieron para apuntarse al curso que tenía planificado. Se acababan de comprar una cámaras réflex y querían aprender a usarlas y aprender fotografía; pero me fue imposible incluirlas en el grupo. Si los mayores tenemos horarios de trabajo cada vez más raros; los jóvenes parece que tienen que tener todas sus horas ocupadas por clases extra-escolares. Una locura de horarios. Imposible juntarlas al grupo. Me dio pena por ellas.

A la vuelta del verano, volví a intentar meterlas en un grupo; pero lo mismo y el caso es que las chicas tenían sus cámaras y deseaban aprender fotografía.

Por otro lado, tenía apuntada desde hacia un tiempo una cría de 12 años que estaba muy interesada en aprender fotografía; pero a la que no pude dar clases porque no tenía apuntados jóvenes de esa edad y no la veía con los adultos. Pensé pero podía encajar con las de 15 años. Así que reestructuré todo y preparé un curso especial para ellas solas, con un horario y unos días para ellas.

Por supuesto, no soy tan ingenuo como para pensar que podía dar el curso de la misma manera que el de los adultos; pero nunca pensé que fuera necesario cambiarlo tanto.

Yo siempre me planteo el curso como algo que no hay que estudiar ni memorizar; sino como algo sobretodo práctico. Doy las explicaciones sobre los temas y que sea la práctica la que haga que los alumnos interioricen la información. No se memoriza, se practica.

Con las jóvenes, el primer día del curso me di cuenta que no estaban interesadas en tanta información como los adultos. No preguntaban constantemente "¿eso porqué ?". Quieren saber lo básico y enseguida empezar a toquetear la cámara. Será la impaciencia de la juventud; pero tuve que replantearme mas de lo que pensaba el curso.

No tiene nada que ver dar clases a adultos con dar clases a jóvenes; esa es mi conclusión.

Featured Posts
Recent Posts